Palenque – Chiapas

Parece que hace años empezamos con esta especie de tradición sin darnos cuenta: festejar creando memorias. Empezamos con una Navidad en Disneyland, Halloween en Universal Studios de Orlando, mi cumpleaños en Animal Kingdom, el cumple de Ian en un parque acuático en Cancún y el de Tommy en el parque temático Xel-Ha.

Para este cumpleaños de Martin elegimos ir a Palenque, en Chiapas. El camino desde Playa del Carmen es de aproximadamente 10 horas. No es la primera vez que hacemos un viaje en carretera largo, ya habíamos manejado desde la ciudad de Mexico a Mac Allen y también hasta Playa, todos viajes de la misma cantidad de horas, pero esta fué la primera vez que Tommy se sintió mareado (yo culpo al Ipad) y tuvimos que parar varias veces en el camino. Así que para el regreso compramos el mágico dramamine y no hubo inconvenientes.

Alojamiento

Llegamos a Palenque para cenar, darnos un baño y descansar. Cenamos en Don Mucho’s un restaurante ubicado en medio de la selva, justo en la entrada a las Ruinas. Habíamos leido buenas críticas sobre el hotel El Panchán que se encuentra ahí mismo, es económico y esta lleno de turistas, sobretodo backpackers. Las cabañas  son amplias y hay internet en el restaurant, si no fuera porque nosotros lo necesitábamos para trabajar nos hubiéramos quedado ahí.

Habíamos reservado la noche en el Hotel Maya Tulipanes, las habitaciones tienen aire acondicionado, conexión a internet, TV con cable y todas las amenidades. Además cuenta con restaurante, alberca y hasta un bar de karaoke. Totalmente diferente al de la selva.

Untitled-1

Las Ruinas

Al día siguiente nos levantamos temprano para ir a las Ruinas y para nuestra sorpresa el cielo estaba nublado y la temperatura cayó unos 10 grados, lo que hizo que la visita fuera mucho más placentera. Con 26 Cº y mucha humedad, no sólo recorrimos las Ruinas sino que también nos animamos a entrar a la selva con nuestro guía.

Todas las ruinas que conocimos son diferentes y tienen algo característico. Las Ruinas de Palenque están ubicadas dentro de la reserva natural del mono saraguato, conocido también como el mono aullador. Mientras caminas por las ruinas puedes escuchar su peculiar aullido que se parece al de un jaguar. ¡Impagable!

Cuando entramos a la selva para investigar, pudimos ver uno de los monos durmiendo en lo alto de un árbol, generalmente se mueven en pequeños grupos pero éste estaba solito. Explorar la selva es el sueño de todo niño, Ian y Tommy se colgaron de algunas lianas, nuestro guía metió la mano en un nido de termitas y sacó muchísimas para mostrarle a los chicos y también pudimos ver ruinas sin excavar. Según nuestro guía, ya no va a haber más excavaciones (falta un 90% por descubrir) para resguardar la flora y la fauna.

Palenque es una de las ciudades mayas donde todavía se puede subir a las pirámides; dicen que ya dentro de poco van a prohibir el ascenso, lo cuál me parece perfecto porque gente de todo el mundo utiliza la pirámide más alta para comer mientras contemplan toda la ciudad. La vista es impresionante y por lo pronto deberían prohibir llevar comida.

Cascadas de Agua Azul

Al día siguiente decidimos ir hacia las Cascadas de Agua Azul. Desde el centro de Palenque es aproximadamente una hora y media en coche. El camino zigzaguea entre montañas, sube, baja, gira y vuelve a girar. No sólo es mareante sino también un poco peligroso. Está hecho para vehículos chicos y como las cataratas de agua azul son una atracción turística, puedes cruzarte con micros grandes.

[quote style="2"]Nosotros casi chocamos con uno en una de las curvas porque éste tuvo que agarrar los dos carriles para poder girar. Hay combies que te llevan y te traen, ¡pero van rapidísimo![/quote]

A unos pasos del estacionamiento se puede ver la primer cascada. El agua es realmente azul y en la desembocadura hay un área perimetrada donde está permitido entrar. Hacía muchísimo calor y los chicos estaban deseosos de meterse al agua; lamentablemente en esa zona el agua estaba revuelta y se veía marrón por la cantidad de gente que había, pero igualmente a los chicos les gustó poder refrescarse un rato. Caminando 40 minutos hacia arriba hay otro lugar donde se puede meter al agua, nosotros decidimos no ir, así que no puedo decir si el lugar estaba mejor o no.

El lugar está lleno de restaurantes y puestos de artesanías. Luego de unos minutos jugando en el agua fuimos a comer  y estábamos listos para regresar. La verdad es que en Palenque no hay mucho para hacer y entiendo que el lugar se haya hecho famoso por el color del agua, pero nosotros no volveríamos a ir a las Cascadas de Agua Azul.

Cascadas de Agua Azul - Palenque

Cascadas de Agua Azul – Palenque

Bacalar

En el camino de regreso a casa, paramos en la laguna de Bacalar. Primero pasamos por el fuerte, que tiene un pequeño museo y luego fuimos a la laguna. El agua sí que es impresionante. Llegamos cuando estaba anocheciendo pero eso no detuvo a los chicos de meterse al agua hasta que ya ni se podía ver.
Ya estamos planeando pasar un fin de semana en la laguna porque nos quedamos con ganas de disfrutar un poco más.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
About Lorena

Soy la creadora de A life Type, un espacio personal que permite expresarme sobre el estilo de vida que lleva mi familia. Soy esposa de un maravilloso hombre y mamá de dos hermosos niños a los cuáles educamos en casa, sin escuela ni presiones.

No olviden dejarme un comentario para saber que me visitaron ♥

Comments

  1. Ah, peor que hermoso!! Está en mi lista de pendientes, pero no se si me arriesgaría a las cascadas…
    Viviana #soymama blog recently posted…Conoce la “Washi tape”My Profile

Speak Your Mind

*

CommentLuv badge

Welcome to A Life Type!

I'm translating the blog to English.  If you see a post only in Spanish is because it still needs to be done. Feel free to contact me if you are interested in any  particular post and I'll do it asap. Thanks! Lorena